miércoles, 5 de marzo de 2008

27º Aniversario de la visita de Queen a Argentina



Este mes se cumplen 27 años desde aquellas históricas presentaciones que realizó la banda por tierra Argentina.
La gira de Queen en la Argentina tiene muchos significados y varias lecturas. Para los empresarios fue el acceso de la Argentina a los espectáculos grandes y complicados que por esas circunstancias, nunca concretaban su arribo. Para los medios periodísticos una manera de descubrir el rock y su importancia en el país. Para el público, en general, el asombro de que "la música de los jóvenes" no es ruido y que se convierte en un espectáculo de imágenes y sonido capaz de llegar a todos.
Las actuaciones de Queen, en definitiva, repercutieron profundamente en todo el país. No hubo otro tema en esos días.
Pero el beneficio más importante lo obtuvieron los propios integrantes de Queen, asombrados con el público y la repercusión de su música, y los fieles oyentes de música contemporánea que, a través de uno de los grupos más importantes del mundo, pudieron demostrar que existen, que son cientos de millares y que rechazan de plano la música barata, simple y sin horizontes que suele proponérseles.
Nadie, excepto algunos perdidos en el tiempo, osó hablar mal de Queen que, por supuesto, no es un grupo perfecto, tampoco lo eran The Beatles, pero nadie podrá ignorar jamás que, por primera vez en la Argentina, se ofreció una serie de conciertos de extraordinario nivel musical, con perfecto sonido y con cuatro músicos que hacen de su profesionalismo un respeto a la audiencia que los sostiene.
La gira de Queen será recordada como un hito dentro de la historia de la música moderna en la Argentina. No por un mecanismo de endiosamiento fanático, sino por su nivel musical, tecnológico y artístico y, por sobre todas las cosas, porque consiguió integrar a mucha gente al mundo real, al mundo moderno.
Queen es una de las bandas más importantes del mundo, por lo cual cada desplazamiento implica un movimiento de gran cantidad de personas. Para la gira sudamericana Queen utilizó un staff de 45 personas, entre músicos, técnicos, ayudantes, personal de seguridad y managers. A esto se sumó el personal "free-lance" es decir la gente que fue contratada en cada uno de los lugares de actuación para armar y desarmar el escenario.
Los músicos no acostumbran viajar con sus familiares a menos que, como ocurrió en esta oportunidad, la extensión de la gira lo haga necesario. Brian May viajó con su esposa y su pequeño hijo, John Deacon tambien trajo a su esposa y a sus 3 hijos, Roger Taylor viajó con su esposa, pero su hijo quedó en Londres debido a su muy corta edad, Freddie Mercury estuvo solo, él es el único soltero de la banda.
Cada uno de los músicos de Queen tuvo 3 personas a su disposición. El personal de seguridad estuvo integrado por 2 custodios, uno inglés y el otro contratado en cada uno de los países que visitaron, y una traductora también contratada. Estas 3 personas siguieron constantemente cada uno de los desplazamientos de los músicos, especialmente los encargados de la seguridad que debieron luchar para evitar los excesos de los admiradores.
Sobre el escenario, los integrantes del grupo tuvieron un asistente para cada uno. Cuando el show comenzoa éstos son los únicos personajes que quedaron sobre las tablas, además del fotógrafo oficial del grupo. El ayudante de Freddie Mercury es el que tuvo la mayor cantidad de trabajo durante el espectáculo, él debía alcanzarle el micrófono cada vez que Mercury abandonaba el piano. Lo mismo ocurrió con el asistente de May que le alcanzaba las diferentes guitarras que usa durante la actuación.
Shows
El show de Queen es una maquinaria aceitada que funciona con devastadora perfección. Cada uno de los efectos lumínicos subraya los cambios rítmicos de cada canción, creando climas de excitación y dramatismo visual, según lo requiera el tema. Queen renunció a las vestimentas épicas de los años setenta, y hoy se presentan vestidos con gran sencillez, con un estilo mezclado del rock de los cincuenta y la nueva ola.
El comienzo del espectáculo es sorprendente. Las siete grúas neumáticas comienzan a levantar levemente las inmensas parrillas de luces, rodeadas por densas columnas de humo, mientras por los parlantes brota un sonido atronador, espacial. Entonces, cuando las luces apuntan directamente a la audiencia, encegueciéndola, entre el humo surgen los cuatro músicos y atacan el primer tema, una version más rapida de "We will rock you".
Con una perfecta sincronización, cada uno de los gigantescos seguidores muestra los desplazamientos escénicos de los músicos, mientras las parrillas marcan los cortes y los solos. Uno de los momentos culminantes del show se produce durante el pasaje solista de Brian May, mientras el guitarrista desarrolla una serie de efectos y sonidos espectrales, una de las gruas se balancea sobre su cabeza y su cuerpo es envuelto en humo, hasta que con una explosión escapa de las luces.
Otro de los atractivos del espectáculo lo constituye la utilizacion de bombas de artificio. Este efecto está usado en dos momentos perfectamente estudiados, cuando la excitación de la música esta en su punto más alto. El primero aparece luego que el grupo se retira del escenario, durante la parte grabada de "Rapsodia bohemia", y el segundo, que es el más espectacular, marca el final del show con el tema "Tie your mother down". Luego apareceran en escena para las repeticiones.
Instrumentos
Nunca antes se habia visto sobre un escenario Argentino semejante despliegue de equipos e instrumentos. Queen se encuentra entre las 5 bandas de mejor acto vivo en el mundo, razón por la cual no escatiman esfuerzos de producción. Sólo el sistema de amplificación general resulta imponente, la visión de las 2 enormes torres y sus setenta y dos bafles es estremecedora. Pero mucho más es cuando se pone en marcha brindando volumen sin perder fidelidad.
Sobre el escenario la imagen no es menos impresionante, el sector derecho está ocupado por los equipos de guitarra, allí May apiló sus 12 equipos vox en paralelo, en los que conectó las 3 guitarras que usó durante el show: una Fender, una Ovation acústica y la clásica eléctrica hecha por él. Además, May utilizó una gran cantidad de efectos sonoros que fueron desde el Echoplex a los sintetizadores de guitarra más modernos y completos.
En el centro del escenario, sobre una plataforma de luces, se ubicó la bateria de Roger Taylor. Se trata de una Ludwing de 7 cascos, con medidas especiales en todos los tambores. A esta le adosó un juego de 7 roto-toms y 2 enormes timbales que utiliza durante su solo. A su espalda tiene los comandos de un Syndrum, sintetizador para la batería, y un gigantesco gong. Es destacable que Taylor utiliza todos y cada uno de los instrumentos durante el show.
En la izquierda se ubican el equipo de amplificación de John Deacon y el piano que ejecuta Freddie Mercury. Deacon toca un bajo Fender Precision conectado a 3 equipos Acoustic de 8 parlantes cada uno. El piano que Mercury utiliza está directamente conectado a la consola de sonido, y sobre él se encuentra un sintetizador Moog que May toca en el tema "Flash". Mercury también toca la guitarra en una canción, utilizando una Ovation acústica de 12 cuerdas.
Emoción
Como muy pocas veces suele ocurrir, durante la gira de Queen la emoción fue compartida, en el escenario y en las tribunas. En Mar del Plata, Rosario y en la primera actuación de Buenos Aires hubo gente que se sintió realmente conmovida cuando el grupo inició su música: es probable que cada una de las personas que estaban allí tuvieran una relación profunda y secreta con un tema de Queen, con algún LP.
En todos los conciertos la gente quiso demostrarle su cariño al grupo: algunos tiraron papelitos, otros arrojaron flores, gorras y sombreros al escenario, la mayoría encendió fósforos y encendedores, hasta pequeñas antorchas se improvisaron como homenaje. Fue realmente conmovedor ver en todos los estadios esas luces fraternales encendidas.
Todo esto llegó a Queen y a los integrantes de su equipo: estaban realmente asombrados de los recibimientos. Pero la cúspide emocional para el grupo llegó cuando Freddie y Brian se dispusieron a cantar "Love of my life" y comprobaron que todo el mundo estaba cantando con ellos. Queen es un grupo que está acostumbrado al éxito, pero ellos mismos comentaron que no es común tanto silencio, tanto respeto en los temas intimistas y, sobre todo, ese deseo táctico, omnipresente de hacer todos juntos una fiesta de música.
Desde el primer día "Love of my life" se convirtió en el himno de Queen en Argentina. En el último concierto, Brian May -quizás el más conmovido- confió al público que los Argentinos habían logrado que Queen le diera un nuevo significado a esa canción, y pidió que la recordaran para volver a cantarla juntos cuando Queen volviera a la Argentina.
Este escrito fue tomado de la revista "Pelo".
Don't cry for Queen Argentina
"Supergrupo número uno": Ese es el nuevo título con el que Queen ha sido coronado en Sudamérica. En medio de escenas de adulación y frenesí estilo Beatle, los cuatro hombres de la banda de rock Británica han provocado otra revolución en la turbulenta historia de Argentina. Una revolución de rock. En el primero de una serie de grandes conciertos al aire libre conquistarán territorio nuevo con un deslumbrador despliegue del mejor rock.
Nina Myskow ( The Sun ) 20 de Marzo de 1981.
Antes de la gira la banda había sido aprehensiva con los fans poco familiarizados con su muestra, podrían ser confundido por sus hábitos.
Cómo podrían reaccionar ellos, por ejemplo, a la banda que camina fuera del escenario durante "Rapsodia Bohemia", o a Freddie que los invita a cantar junto con él?. Ellos necesitaban no estar preocupados. El público excedió todas sus expectativas, y más.
Este show fue transmitido en vivo por televisión nacional, y fue mirado por unas 35 millones de personas en Argentina y Brasil. Las copias de audio y video de los shows circulaban rápidamente, muchos descubrieron sus pasos por Europa y América del Norte, y rápidamente se volvieran muy buscados por los coleccionistas. Los shows nunca han sido realizados como videos oficiales.
"Un supergropo número uno" se anuncia con luces y bombas de humo, Queen aparece en escena comenzando a tocar "We will rock you".
Mercury vistió una Camiseta de Superman blanca, sin mangas, pantalones de vinilo rojo y una chaqueta de vinilo negra. Frecuentemente deja de cantar y el público se atreve a llevar el tema. Los fans parecen saber todas las letras a lo largo de los 110 minutos, que es impresionante para el número de hits que el grupo ofrece: "Keep yourself Alive", "Killer Queen", Bohemian Rapsody", "Fat Bottomed Girls" y "Bicicle Race"
La interacción de público y la banda es notable, la muchedumbre responde con tal devoción incondicional que si Freddie Mercury les dijera que se afeitaran sus cabezas, lo harían.
Para el bis, la banda tocó "We will rock you" y también "We are the Champions". Mercury, en ese momento llevó sólo un par de pantalones cortos de cuero negro y un sombrero de cuero de policía.
El concierto del 8 de Marzo también fue transmitido por televisión. Una parte puede ser visto en "Rare Live": "Another one bites the dust" y un improvisado pasage. La histeria que rodeaba los shows era tal que la banda encontró problemas para dejar el estadio y tuvo que ser llebada por una escolta policíaca de cuatro motocicletas.
En Buenos Aires la banda fue invitada a la casa del General Viola (Presidente Argentino) y se presentó al futbolista Diego Maradona.

Notas tomadas de queenargentina.8m

1 comentario:

Rorro dijo...

muy buena narracion pero lastima que no vienen de nuevoo.